El Centro Cultural Colombo Americano ha dedicado su ciclo del mes de junio a Cine de literatura y cine, es así como se exhibirán las siguientes películas: “EL CONDE DE MONTECRISTO”, “EL JOROBADO DE NOTRE DAME” y “DAVID COOPERFIELD”, en las fechas del 11, 18 y 25 de junio respectivamente. Las exhibiciones serán en el Auditorio María Cristina Betancourt, en el horario de las 6:30 p.m. Entrada libre.

MARTES 11 DE JUNIO. EL CONDE DE MONTECRISTO

En 1815, a su llegada a la Isla de Elba, donde Napoleón Bonaparte está prisionero, los marinos Edmond Dantès y Fernand Mondego, dos íntimos amigos, buscan ayuda para su capitán herido. Edmond planea desposarse con Mercedes, su amada. Pero Fernand, que también desea lo mismo, no duda en acusarlo de estar implicado en la fuga del emperador, haciendo que el prefecto de policía, Villefort, arreste a Edmond. Condenado a una pena de dieciséis años de prisión en el siniestro Castillo de If, Edmond va perdiendo progresivamente la fe en la vida y la justicia. Entonces, conoce a otro preso, el viejo abate Faria, con quien entabla amistad. Faria le revela la existencia de un fabuloso tesoro, un extraordinario botín que permitirá a Edmond cumplir su venganza contra Fernand, Villefort y Mercedes, quien no perdió tiempo en abandonarlo para casarse con su peor enemigo.  

MARTES 18 DE JUNIO. EL JOROBADO DE NOTRE DAME

Oculto a las miradas de todos los ciudadanos de París, en lo alto del campanario de la catedral de Notre Dame, vive Quasimodo. Su tutor, el juez Frollo, no le permite bajar nunca del Campanario. En compañía de tres simpáticas gárgolas de piedra, Victor, Hugo y Laverne, Quasimodo pasa las horas observando el bullicioso ir y venir de la gente. Hasta que un día, decide bajar a escondidas y conoce a la bella Esmeralda, con la que vivirá su mayor aventura.

 

 

 

MARTES 25 DE JUNIO.DAVID COOPERFIELD

Adaptación de la novela homónima de Charles Dickens. Clara, la madre de David, se vuelve a casar con un hombre de alta posición, pero de temperamento muy violento, que decide enviar al niño a estudiar a una escuela muy lejana. Tras la repentina muerte de su madre, David se ve obligado a trabajar en condiciones miserables en una fábrica de Londres. El señor Micawber suavizará un poco la dura vida del muchacho, pero, cuando huye de Londres a causa de sus deudas, deja a David completamente desamparado. El joven decide entonces abandonar la ciudad para ir a casa de su tía Betsey. Pero antes de llegar tropezará con todo tipo de personajes y situaciones difíciles.